viernes, 24 de abril de 2009

Para toda la vida

Fabricio no estaba bien, se lo notaba nervioso, un poco triste, justo a él que era el primero en sonreír, que siempre estaba de buen humor haciendo chistes y disfrutando de la vida. Fabricio le confesó entre lagrimas a un compañero de laburo, que no había superado la muerte de su esposa Sabrina a pesar de los dos años transcurridos. No le gustaba reconocerlo, pero la extrañaba demasiado.

Su compañero, que practicaba frecuentemente el espiritismo lo presionó hasta cansarlo para que asista a una de las reuniones y así contactarse con ella. No le quedó otra que aceptar la invitación.

Toco la puerta de aquel antiguo conventillo de San Telmo, mientras sentía como su corazón le explotaba en el pecho. Del enorme portón de la casa apareció una figura espectral, una anciana pálida enfundada en un largo vestido negro que le dio la bienvenida. Dentro del salón, lo esperaban ansiosos los demás participantes de la reunión sentados alrededor de una vieja mesa redonda de madera. Todo pasó muy rápidamente sin darle tiempo a racionalizar lo que estaba pasando. Fabricio pudo hablar con Sabrina. Ella, al igual que Fabricio, lo extrañaba muchísimo y sufría demasiado por lo que deseaba volver.

Finalmente la reunión terminó entre lágrimas y abrazos. Fabricio volvió a casa, se sentía mucho mejor ya no tenia esa sensación en el estomago.

Al otro día se despertó sobresaltado al escuchar a Sabrina llamarlo a desayunar mientras corría las cortinas de la habitación para dejar entrar los primeros rayos del día. Ella se acercó hasta Fabricio y le dio un beso en la frente, tal como lo había hecho por más de treinta años y se retiró a la cocina. Sorprendido y asombrado se levantó de la cama sin decir una sola palabra, haciendo todo lo que ella le indicaba. Desayunaron agarrados de la mano, todo parecía como hace más de dos años, justo antes de la enfermedad.

La ropa planchada y la comida casera volvieron a ser cotidianos, la novela de la tarde en el televisor de la cocina y los pelos en la ducha del baño también. Ella desbordaba felicidad, se la notaba alegre aunque siempre repetía lo mismo “la mujer no puede faltar ni un minuto en su hogar, porque todo se convierte en un asco”. Había mucho para limpiar, papeles tirados por todos los rincones, arreglar el techo del baño que se caía a pedazos por la humedad, recuperar las pocas plantas que quedaban, comprar ropa nueva, etc, etc.

Al mes, Fabricio ya estaba cansado de pintar techos y rascar pintura vieja, de ordenar toda la casa, de lavar, y como con el tiempo había perdido el hábito de conversación, solo se escuchaba por la casa la metálica, estridente y aguda voz de Sabrina ordenándole alguna nueva tarea doméstica.

Volvió solo a aquel antiguo conventillo de San Telmo. Nadie comprendía por que estaba pidiéndolo, pero ninguno lo impidió, le dijeron “adiós” a Sabrina deseándole un buen viaje de ida y felicidad eterna en el mas allá.

Fabricio hoy es feliz, es siempre el primero en sonreír y siempre está de buen humor haciendo chistes y disfrutando lo más que puede de la vida.

13 comentarios:

La solitaria dijo...

No suelo ser muy buena con las interpretaciones, pero por ahí, era ese último espacio de tiempo que "Fabricio" necesitaba para despedirse de su esposa, no? Muy linda historia, sobre todo la parte final. Que lindo poder cerrar historias inconclusas!

Mi persona dijo...

Jajajaja, se dió cuenta que era un hinchapelotas y la rajó al más allá!. "Andá mi amor, yo ya te alcanzo" jajaja.

Word dijo...

Jajajaja!!! Mi Persona, entendiste todo!!

Solitaria, quien pudiera cerrar de esta manera las venas abiertas del pasado no?

Besos!

Mi persona dijo...

Yo entiendo que las mujeres somos insoportables, pero está en nuestra naturaleza!. Hice mis deberes, cuál es mi premio?.

Word dijo...

Muy bien! el tema es que hasta allá me va a salir caro el envio... mmmm dejame pensar, ya veremos!

Mi persona dijo...

"Caro" es un accidente. Te puedo ayudar, colecciono carteras y zapatos, soy talle M o L, pantalones no quiero, son un tema hacerlos entrar y que queden largos. Mis perros no necesitan nada, pero un buzo nuevo al Bruno le vendría bien. Me fascinan los pañuelos, pero tienen que ser grandes y onda retro. De última me conformo con un libro o un buen anotador, todas las obsesivas compulsivas tenemos uno. Ja!.

Loca (natalia) dijo...

jajajajaja me hiciste reir word. Ahora entre tu chicas (y por tus ultimas acciones) y "mi persona" estás super hipotecado... ¿no?

jaja
Un beso.

Osa dijo...

Che... no todas las mujeres somos así. En mi caso el el me jode con el orden, y yo solo le digo "si te parece que está desordenado, organizalo como quieras"...
Y mi vieja, es igual

killer queen dijo...

FABRICIO TRAIDOR MALDITO!!!!, YA VA A VENIR LA PARCA POR VOS!!

bye!:D

Mamarracho dijo...

me encnata como escribís!!! participa en el concurso de mi blog

CLARITAA . dijo...

Yo no dije en ningun momento que nuestras vidas no tengan sentido, que halla dicho que yo no lo halla encontrado o que nunca lo voy a encontrar eso es otra cosa. Se puede armar un interesante debate con el tema.
No pude leer tus post ,pero regresare y los voy a leer, hoy no tengo tiempo, pero por lo que vi me va a gustar, un gusto, un beso-abrazo.

ladyjojo dijo...

esto es terrible... volviste a fumar !!!!!! jajajajajajaja

fabricio, dejate d joder y andate de putas !!!

Word dijo...

Mi Persona, siempre tan complicadas ustedes, debe ser por eso que nunca, pero nunca le pego con los regalos.

Loca, no se que es estar hipotecado... Jajajaja!!

Osa, creo haber escuchado esa frase más de una vez. No serán todas iguales, pero que la mayoría son rompe bolas te lo discuto hasta la muerte!! Jajajaj!!

Killer, cada vez me gustan mas tus comentarios!! Aunque no es traidor el que avisa…

Mamarracho, voy a pensar algo para tu concurso, auque sería mas fácil elegir algún post antiguo y presentarlo para el concurso…

Clarita, perdón por el error de interpretación jajajaj!! lo que pasa es que el Frances no lo manejo muy bien. Bienvenida!

Lady, como siempre tan amable y comprensible…

Un beso para todos!!!

Publicar un comentario