martes, 5 de mayo de 2009

Ladrón que roba a ladrón...

El colectivo no avanzaba, como todos los viernes a las seis, en la capital de la Republica Bananera de America del Sur, hay más autos que personas. Afuera una lluvia intensa bañaba la ciudad desde la mañana anterior y todo tiene olor a mojado.

Cedí mi asiento a una señora que entró totalmente empapada, y me fui para el fondo. Me perdí un rato en el escote de una muy linda pasajera que venia sentada, por lo que no se bien de donde salio, solamente escuché:

- Bueno señores, no quiero problemas así que calladitos y en orden me ponen las billeteras, relojes y celulares acá en esta bolsa, esto es un asalto!.

Miré al orador, no, mas bien miré el arma que tenía en la mano. Caminó algunos pasos como pasando “la gorra” mientras los asustados pasajeros llenaban la bolsa con sus pertenencias, hasta que de repente Pum!! Pum!! Y el tipo voló hacia atrás salpicando de sangre las húmedas ventanas y a algunos de los pasajeros. Me quedé mirando fijamente aquella escena, nadie salía de su asombro, nadie decía nada.

- Tranquilos! Tranquilos!! – Murmuró un tipo de traje, muy bien vestido, que se encontraba sentado en el fondo – Yo no tengo intenciones de lastimar a nadie mas, así que en silencio y muy despacio, sigan poniendo sus cosas en la bolsa que esto también es un asalto.

El nuevo ladrón parecía algo mas tranquilo, se acercaba a cada uno y amablemente los “invitaba” a depositar los valores en la bolsa. Cuando se acercó a ese viejito y lo golpeó con la culata del 38 largo en la cabeza, pensé decir algo intervenir de alguna manera.

No tuve tiempo a reaccionar, el viejito simuló sacar su billetera del bolsillo del saco y en un descuido del ladrón, le acertó un certero puntazo en el estomago que lo hizo retroceder con el arma clavada. Herido, dejo caer el revolver al piso al mismo tiempo que su humanidad se desparramaba sobre algunos asientos.

Antes de que el viejito, con la cabeza ensangrentada por el golpe, agarre el arma del suelo mojado del colectivo, el resto de los pasajeros movidos por el miedo o por instinto o por ninguna de estas cosas, comenzaron a sacar sus armas y a disparar hacia cualquiera que tuviesen cerca. Los que no teníamos armas, poco pudimos hacer, al igual que los que portaban navajas. Fueron diez segundos como mucho, y yo solamente atiné a tirarme de cabeza debajo de un asiento.

La sangre se escurría por los vidrios del colectivo que, a pesar de los tantos disparos, continuaban extrañamente intactos, ya no se veía hacia fuera, las lámparas manchadas de sangre del interior de la unidad proyectaban una luz rojiza intensa creando una infernal atmósfera.

El silencio se adueño de repente del lugar, todos los pasajeros estaba tendidos en el suelo y bañados en sangre. Me levanté lentamente tratando de sentir alguna herida. Estaba empapado de sangre pero no me dolía nada, no tenia nada. Nadie más se movía.

Sin meditarlo mucho, arranqué la bolsa de la mano muerta del ladrón y escapé corriendo por la calle angosta, mientras la lluvia lavaba mis culpas y la sangre de los demás.

17 comentarios:

Flora dijo...

excelente texto Word, realmente me sorprende la capacidad que tenes para hacerme transportar a la escena. Imagino tu cuerpo escabullendose por calles oscuras.

Sorprendente.. me puedo ir con vos ? Já!

Gabriela dijo...

Muy bueno!! Surrealismo pero no tan lejos de la realidad, no?

Lunatica dijo...

Deje un regalito para ti en mi blog. Besos!

ladyjojo dijo...

que no me pase, porque entre que hace mil años que no tomo un colect, q no tengo arma ni navaja y soy mas cagona, creo q soy capaz de decirle: no no, mejor agarra mi cartera q es mas grande para ir juntando !!

que feo, crei q era de verdad, hasta me dio miedis... estoy muy inocente estos dias

Anónimo dijo...

WOrd, la sensación que me quedó de loq ue escribiste, es que nos estamos matando entre todos.... y eso es un desastre!


un beso !!

Fati.

Word dijo...

Gracias Flora, podes venir conmigo cuando quieras, lo que no te aseguro es que lleguemos a alguna parte (eh?).

Gabriela, bienvenida y te digo, la locura en la que estamos sumergidos borra cualquier limite entre lo que es real o no lo es.

Lunática, hoy no tengo mucho que hacer así que a la tarde posteo algo, lo que me complica es la palabra “Literatura”.

Lady, Jajaja!! Tranquila, que la idea no es asustar, sino hacer pensar. La inocencia es una virtud hermosa que no significa ingenuidad, poder conservarla a través de los años describe mucho de una persona.

Fati, es horrible lo que esta pasando, esto salio de la realidad que vivimos a diario y sino le pasó muy cerca… Da un poco de miedo no?.

Besos y cuidense mucho!

La solitaria dijo...

Word me suena a realidad, por desgracia. Tu manera de mostrarnos esa realidad es imperdible, como siempre. Cuanta inspiración que anda dando vueltas por ahí! Besos

Mi persona dijo...

Me hizo acordar a "Ensayo sobre la ceguera" de Saramago, sólo que en ese texto todos se quedaban ciegos, pero las miserias eran las mismas. Qué hacer che, somos animales muy "civilizados".
Beso.

Word dijo...

Solitaria, estoy "On Fire"!! Jajaja!! lastima que este es un tema preocupante...

Mi persona, Muy buen libro, la pelicula malissssima!! Habría que domesticar a estos "animales civilizados" no?

Mi persona dijo...

Es un libro que da miedo jajaja. Además la ficción ha sido superada. En cuanto a domesticar, muchos deberíamos seguir el pedido del Zorro al Principito, pero somos "muy gente" y como dijo Wolfe: "La comedia humana nunca te deja sin material".
Beso.

Y cuidado, que todo puede empeorar ja.

Carito Dolz dijo...

Word, primero, es un honor para mí que te hayas interesado en mis escritos.
Tus narraciones son muy buenas, y de verdad que en algún momento pensé que estabas contando un acontecimiento real... No es tan inverosímil tu historia. Lamentablemente.

Por supuesto que te seguiré de cerca, no pienso perderme esto...

Word dijo...

Mi Persona, el zorro del Principito quería ser domesticado: "Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercaderes. Pero como no existen los mercaderes de amigos, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo ¡Domestícame!" dijo el Zorro.

Carito, bienvenida a este rincón y el honor es todo mío. Me gustó mucho como escribís y lo que transmite tus palabras, desde aquí seguramente más de uno también lo va a saber apreciar. (Después no acepto devoluciones!! Jajaja)

Besos!

Mi persona dijo...

Eso dije, el Zorro le pedía al Principito que lo domestique... eso dije que no?

Srita. Amor dijo...

Que buen texto la verdad, me asombro el hecho de que todos estaban armados, todos terminaban robandole al ladron, y el viejito tan valiente, saludos!

QSUM dijo...

Ufaaa
no se porque en el medio de todo, esperaba que terminaras con la chica del escote interesante.
Soy una romantica incurable, casi que ni me percate de todo el desmadre y la sangre...

Word dijo...

Mi Persona, creo que si, eso quisiste decir. Yo no lo había entendido.

Srita. Amor, solo el protagonista queda vivo y es el que se termina llevando la bolsa, demostrando una vez mas que “la oportunidad hace al ladrón”.

QSUM, he tratado de escribir cosas románticas, pero cuando las leo me parecen muy gay. Jajajaja!!

Besos!

Soledad dijo...

Cualquier parecido con una concidencia es pura realidad!!
Un buen relato absurdo y posible...

Publicar un comentario